La Historia de la Boa

Hace poco, tuve la suerte de escuchar una historia bastante curiosa. Resulta que, cierta persona tenía por mascota una boa, en su casita vamos. Pero se puso enferma, no comía nada, aunque estaba especialmente cariñosa con su amo.

Ante tal problema, y teniendo en cuenta el amor incondicional que el dueño profesaba a su curvilína mascota, la llevó al veterinario. Éste, muy apaciguado, le dijo que había que sacrificar al animal. El interlocutor se quedó pasmado, pensando en qué enfermedad terminal podría tener su amada boa.

Después, el veterinario le dijo que la boa no estaba enferma, sino que se estiraba en la cama de su dueño para medir cuánto sitio había dejado en su estómago por su deliberada inapetencia, y comprobar así si su dueño le cabría ya, para zampárselo, machacándole los huesos. Cuánta ternura, oiga!

Las boas no tienen veneno, imaginad que empezase por la parte de abajo, la cabrona, triturando los huesos, vaya muerte tan sufrida, desde luego.

Joder, que vuelvan los tamagotchis !!

Anuncios

~ por zoywachi en enero 13, 2007.

4 comentarios to “La Historia de la Boa”

  1. Guau, que grima, morir devorado por tu mascota a la que has criado con tanto cariño. Aunque, por otra parte, las serpientes ya son grimosas de por sí, a quien se le ocure…

  2. ps me parace q hay q tener precausion con esta clase se mascotas no darle tanta ternura ellas son manipuladoras!!!!!!………:.::

  3. La boa tiene cara de pito

  4. asi tu tienes razon con eso jajajaja cariñosa eso dise tu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: